Impossible screenshot 1

Impossible, la red social de la economía solidaria

Apadrinada por Jimmy Wales o Muhammad Yunus, Lily Cole crea una plataforma que conecta las habilidades de unos con las necesidades de otros

still-of-heath-ledger-and-lily-cole-in-the-imaginarium-of-doctor-parnassus-(2009)

Es una mañana de Otoño y estoy en mi ronda habitual multitasking de trabajo cuando veo en TweetDeck al sorprendente Alain de Botton dar anuncio de la charla que piensa dar con una modelo. El #whatthefuck me lleva a googlear quien es la Señorita de pasarela que va a conversar públicamente y por 30 libras con uno de los filósofos más brillantes de la actualidad. Se trata de Lily Cole, top model y actriz británica que Terry Gilliam incluyera en la fatídica “The Imaginarium of Doctor Parnassus” cuando Heath Ledger fallece en pleno rodaje y el genio de los Monty Phyton llama a Johnny Depp, Jude Law, y Colin Farrell para completar el papel del recordado actor.

La singularmente bella Lily Cole promueve esta red social de Impossible, la cual se deriva de la tesis de Historia del Arte que presentara con honores en la Universidad de Cambridge en el 2011 discurriendo sobre el valor de la utopía, obra publicada como libro en el 2014. Es por esto que llama la atención de Alain de Botton, y la mía también.

Impossible.com se basa en lo que en inglés se conoce como “gift economy”, modelo de economía solidaria basado en un interés altruista por el prójimo, traducido a nuestra lengua como “economía del don”. En la red social, la gente pone allí al registrarse sus habilidades, las cuales generan tags (etiquetas) que los conectan con las necesidades de otras personas. Si las redes sociales son los lugares ideales para perder el tiempo (asumamoslo), acá la idea es brindarle tu tiempo a otro, quizás algo material también a alguien que lo más probable es que sea un completo desconocido.

Los Me gusta de Impossible son agradecimientos

Otros filósofos como el australiano Tim Rayner han establecido un paralelo entre la antigua ceremonia de “Potlatch” celebrada por algunas tribus aboriginales de América del Norte y las redes sociales. En el Potlatch los caciques intercambiaban regalos de manera tal de que la reputación de los mismos no estaba dada por quien más tenía, sino por quien demostraba mayor generosidad obsequiando sus mismas posesiones. Surgida en el 2013 (casi 10 años después que Facebook), Impossible aprovecha ese capital social de las redes en una forma explícita promoviendo la solidaridad entre sus usuarios, y también alentando a su comunidad a construir perfiles sociales que den muestra de los agradecimientos recibidos. “Creemos que es más fácil conseguir un trabajo, una pareja o un amigo si la gente sabe lo bueno que eres.”, reza en su sitio.

Impossible screenshot 2

Y sí, seamos honestos… sigue siendo parte también del exhibicionismo y el narcisismo tan comunes en las redes sociales, la despersonalización de conectarte indirectamente con otras personas distantes en lugar de compartir esos dones con tus más cercanos a quienes puedes tocar, dar un abrazo, poner su mano sobre su hombro para decirles que estás ahí con ellos también para compartir entre las cosas buenas de la vida, aquellas cargas que hacen a veces la cosa pesada. No vamos a ser tan naive como para negar esto. Pero lo cierto es que son los tiempos que corren y nos las pasamos en las redes sociales, entonces si en lugar de la procrastinación y el entretenimiento vacuo que se dan con frecuencia en estas plataformas, un poco de ese tiempo al menos se destinara a conectar personas con necesidades reales, ¿no estaríamos acaso creando un mundo mejor?

Por algo personalidades globalmente reconocidas por su altruismo como Jimmy Wales o Muhammad Yunnus han apoyado económicamente a Impossible. Acá no hay publicidad de nada ni se vende tu información como en Google, Facebook, Twitter, Tumblr, etc. La página se mantiene con donaciones de diferentes personas, y también se financia en parte con las ventas de su tienda de e-commerce con sede física en Londres, la cual tiene unos productos absolutamente encantadores de diseño y arte construidos en base a materiales orgánicos, biodegradables, de comercio justo y que apoyan la conservación de áreas naturales amenazadas.

Impossible screenshot 3

Sin más preámbulos, creo que deberíamos probar Impossible y ayudar a difuminar esas semillas de solidaridad por la red esperando que se abra también a la comunidad de habla hispana, qué dices?

https://www.impossible.com

Con amor colaborativo para Marcela Basch y El Plan C

CompartirTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook