El nuevo Código de Convivencia de la Ciudad de Mendoza reaviva la discusión sobre el uso y abuso del espacio público. A los músicos y artistas callejeros se les suman ahora nuevos grupos disidentes que perciben la norma como una amenaza para sus actividades. Compartir…