Carl Honoré ha puesto a reflexionar a medio mundo al compás de la filosofía slow. Desde Londres comparte algunas impresiones sobre sus libros, la educación de los niños y la vida en Argentina con un guiño especial para Mendoza. Compartir…