En este siglo XXI la obsolescencia programada no afecta solo a la mayoría de los productos que se fabrican, también los vínculos humanos que se generan parecieran tener una duración limitada Compartir…