No es la primera vez que pasa en la historia de la humanidad, pero sí en nuestras vidas. La cuarentena del coronavirus tiene al mundo encerrado, paranoico, introspectivo… fatalmente existencialista. Una oportunidad, que no deberíamos dejar pasar. CompartirFacebookTwitterLinkedinemail…